Contra el maltrato animal

“Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso, puedan ser sometidos a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes”

El fragmento anterior hace referencia al artículo 15 de nuestra Constitución. En el mismo podemos apreciar la especial protección al derecho a la vida y  a la integridad física, pero, de ¿quién? Parece claro que este derecho engloba tanto a españoles como a extranjeros pero ¿qué pasa con los animales? ¿Acaso ellos no tienen derecho a la vida? ¿A la integridad física? ¿Es posible matar a un animal, golpearle, torturarle y que no le pase nada al autor de dichos hechos? Para poder responder a estas cuestiones hay que acudir al Titulo XVI Capítulo IV del Código penal, reservado a los delitos contra la flora, la fauna y los animales domésticos donde en su artículo 337 hace referencia a aquella persona que maltrate injustificadamente (¿es posible la justificación en el maltrato?) a un animal domestico o amansado y como causa del mismo muera o le sobrevengan lesiones de carácter grave, la pena en estos casos es vergonzosa, oscila entre los tres meses y un año. ¿Es esta una pena ya no razonable sino justa? ¿Es esto lo que merece un “individuo” que lesiona o mata a un animal? Gran parte de la sociedad, entre la que me incluyo, consideramos que esto no es suficiente, que no es justo, máxime cuando en innumerables ocasiones el autor de estos delitos queda impune. Todos hemos podido leer historias lamentables de sujetos que intentan enterrar vivos  a sus animales, o que van a cazar gatos, o que dejan de dar de comer a sus animales, los golpean, vejan, los abandonan, etc. ¿Es por tanto justo este artículo? No lo creo, y como yo muchas personas buenas que, afortunadamente, quedan en este país.

En España, solo el año pasado se recogieron, entre perros y gatos abandonados, aproximadamente 200.000 animales. Es una cifra que aumenta en fechas señaladas como vacaciones de verano o navideñas. Estas cifras se están incrementando debido a la crisis económica, ahora bien, no veo en la crisis una razón como para abandonar animales a su suerte.

Si no puedes hacerte cargo de un animal que tanto te ha dado, lo justo es que lo dejes en un centro acondicionado en lugar de tirarlo en la calle.

En relación con la situación de crisis económica no hay ejemplo más claro que el de los cientos de personas sin hogar: vas caminando por la calle y ves que la mayoría de las personas que carecen de recursos, que están pidiendo para poder comer en la calle, tienen un perro o un gato; entonces ¿cómo es posible  este aumento en el abandono de animales? Quizás, es la gente que vive en la calle, los que son capaces de apreciar la vida, la compañía frente a la soledad; son estas personas, así como todas aquellas que lo dan todo por  ayudar a los más indefensos las que, cada día, cuando paseas por el centro de tu ciudad te dan una lección de humanidad.

Aunque el abandono, maltrato o asesinato de animales domésticos es un tema que siempre, y por desgracia, está de actualidad, en este artículo no me quiero olvidar del resto de los animales, que por unas u otras causas, sufren otras condenas.

A la luz del artículo 337 podemos observar el delito contra animales domésticos o amansados, ahora bien ¿qué sucede con las granjas de patos cuyo fin es que su hígado termine en el plato de un adinerado? ¿gallinas, cerdos….y otros tantos animales?

Es completamente legal tener a los animales en unas jaulas siempre que cumplan con una normativa en relación con las medidas de las mismas. Hace unos meses saltaba la noticia a los medios en relación con las grandes inversiones que tenían que realizar los criadores de gallinas debido a un cambio en las medidas de las jaulas donde han de estar encerradas de por vida las gallinas (no olvidemos que los machos son arrojados a trituradoras vivos debido a que no sirven para este negocio).

Tras la entrada en vigor de la nueva Directiva europea  las jaulas aumentan sus dimensiones de 570 centímetros a 750 por gallina, fijando además una serie de mejoras como baños de arena o chapas que no permitan que las gallinas se vean entre sí.

Ahora bien, si las quejas de los productores vienen por las inversiones que han de realizar y el numero de gallinas que van a perder por el espacio; entonces, ¿no será mejor, tanto para las gallinas como para los productores criar a las gallinas ponedoras en libertad? Si optan por esta opción, como ha sido el caso de la empresa Coren, no tienen que asumir el coste de las jaulas, la calidad de los huevos será mayor por la falta de estrés del animal y, sobretodo, el animal está en su medio natural, con libertad deambulatoria, en definitiva, libre.

IMG00193-20121121-1227

No es diferente la situación  de los criaderos de patos para el “suculento foie”; en estas jaulas, los patos no pueden prácticamente moverse, en muchos de los casos, las situaciones higiénicas son lamentables, los patos mueren por el trato recibido, les obligan a comer y a comer con independencia de si el pato está en condiciones de hacerlo o tiene una enfermedad, el pico destrozado, etc. ¿Y  todo para qué? Para quitarles el hígado y servirlo en el plato de una persona capaz de pagar por semejante atrocidad.

En relación con estos dos últimos casos señalar únicamente que debería haber una mayor conciencia con el bienestar de los animales, que aunque no sea delito tenerlos encerrados de por vida en condiciones ínfimas debería ser objeto de protesta, deberíamos entre todos, en los tiempos que corren, conseguir que estas normativas cambien, y que se respete tanto a las personas (que no ocurre siempre) como a los animales.

Estas espantosas historias no solo hacen referencia a los perros, gatos (aunque estos son igualmente empleados para hacer algunas de estas prendas), patos, gallinas, etc, sino también a la cantidad de animales que se sacrifican para que una señora o señor lleve puesto un abrigo de visón, o una estola de piel de ardilla, de zorro, de mapaches, unos zapatos de piel de serpiente, cocodrilo, etc. Según diversos estudios alrededor de 140 millones de animales silvestres mueren cada año para pasar a ser, algunos de ellos, una prenda de vestir.

A la hora de hacer una prenda de piel hay dos opciones:

El sacrificio de animales libres: Alrededor de 20 millones de animales son cazados mediante trampas que les hacen padecer un dolor insoportable y generalmente alargado en el tiempo. Con esta medida no solo se sacrifican los animales “necesarios” para hacer la prenda en cuestión sino que mueren otros animales que son desechados por no corresponder a la especie deseada para los mismos.

Animales criados en granjas: Unos 40 millones de animales son criados en granjas, metidos en cajas, amontonados con otros animales lo que provoca enfermedades, mutilaciones, muertes… A todos estos animales se los sacrifica gaseados, electrocutados, desangrados, por dislocación de cuello, incluso en ciertos casos se despelleja vivo al animal.

Solo me queda decir que somos una sociedad más que primitiva, porque al menos, los primeros hombres mataban animales  y usaban sus pieles para abrigarse del frio y sin embargo ahora permitimos el sacrificio masivo de animales para que un _________________(que cada uno complete la línea con la palabra que considere adecuada) lleve un abrigo para “aparentar” un cierto estatus social delante de sus iguales.

Quería terminar este artículo con un ruego: Yo tengo una gata preciosa a la que adoro, y si algún día perdiera la cabeza (ya que sería el único modo) y la infligiera algún daño, espero que en este país hayamos logrado, entre todos, cambiar, no solo el insuficiente artículo 337 del CP, sino también, lograr mejorar las condiciones de muchos otros animales, para que se me condene en iguales condiciones que si hubiera causado ese mal a un ser humano.

Esmeralda Romo Díaz
Licenciada en Derecho y Cc. del Trabajo y socia fundadora de AJL (www.jovenesletrados.es)

Anuncios
Deja un comentario

1 comentario

  1. Ana

     /  30 noviembre, 2012

    Esmeralda, estoy totalmente de acuerdo contigo, quien tiene un animal de compañía sabe lo que te dan y que es mucho mas que lo que tu puedas darles jamas . y los que viven en libertad tienen tanto derecho como los humanos a estar en el mundo, debiéramos por nuestra “supremacía” defender lo que nos hace únicos como planeta y es la diversidad y riqueza de todas sus formas de vida. Solo hay una palabra que puede definir las relaciones con otras razas, ya sean animales o humanas TENER RESPETO, porque cada ser es único e irrepetible, y nadie tiene derecho a matar,torturar, mutilar y quedar indemne y menos por usos comerciales agresivos e innecesarios. La única maldad reside en el ser humano que es el ser mas depredador que existe en este planeta. Planeta que desgraciadamente estamos llevando por un camino de consecuencias imprevisibles.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: